Dover, la ciudad de los blancos acantilados

Como llegar a Dover

Dover es la ciudad más cercana a la Europa continental. De hecho, es posible llegar a ella en ferry desde Calais en Francia. Esta situada a 110 km de Londres con lo cual volar a uno de los aeropuertos de la capital y trasladarse luego a Dover en tren o autobús, es una de las mejores opciones. Desde la estación Victoria de Londres, salen 6 trenes diarios a Dover, el trayecto dura unas dos horas.

Qué ver en Dover

Los acantilados

Los blancos acantilados de esta ciudad que separa Inglaterra del continente, son la mayor atracción de Dover. Los turistas se desplazan hasta allí para sentir la apacible brisa del mar y contemplar lo que hace cientos de años contemplaban los habitantes británicos que defendían el asedio extranjero.  Para ir desde la estación de tren de Dover Priory hasta los acantilados hay que andar unos 30 minutos, atravesando el centro de la ciudad en dirección al puerto, para una vez allí tomar un pequeño camino que sube hasta lo alto de los acantilados. Tras esta subida se llega a un bar que sirve también de punto de información, dónde os podréis hacer con un mapa con los diferentes paseos a pie por encima de los acantilados.

Hoy en día la mayoría de viajeros llega a Inglaterra por aire. Pero hasta no hace mucho el viaje se hacía por mar, y al igual que lo primero que el símbolo de EEUU es la estatua de la Libertad, el símbolo de Inglaterra son estos acantilados, una pared blanca que recorre  todo el sur de la isla.

Acantilados blancos de Dover

 

El castillo de Dover

Es conocido como la "llave de Inglaterra" por su papel en la defensa del país en los innumerables intentos de conquista de Inglaterra. Es un ejemplo de la arquitectura medieval inglesa. Las ampliaciones del castillo de Dover han sido constantes a lo largo de la historia, hasta convertirlo en una fortaleza impresionante situada en lo alto de los acantilados.

Lo más recomendable es llegar al castillo a pie. La ascensión es cómoda, a través de largas calles que van serpenteando de modo que las cuestas no se hagan muy empinadas. De esta forma, podremos hacer una parte del paseo a través del Connaught Park, un inmenso y precioso parque.

La visita al castillo es muy amena y, puede ser ideal hacerla con niños. En el interior de  la torre del homenaje, por ejemplo, se recrea lo que debía ser la vida en el castillo durante la Edad Media y resulta muy interesante ir descubriendo todo tipo de mobiliario, adornos, armas, útiles de uso cotidiano, etc.

Castillo de Chester

Interior del Castillo de Chester

 




 

 

 

 

 

 

 

 

La visita al castillo de Dover también permite un recorrido de una hora y media por dos túneles de los siete que se encontraron debajo de la fortaleza. Si te gusta la historia bélica y especialmente de la Segunda Guerra Mundial, la visita a Dover es imprescindible

Salir en Dover

La vida nocturna en Dover no es muy animada. En el centro encontramos algunos bares y pubs y también hay alguna sala de cine para los más tranquilos. Realmente Dover es para disfrutar al aire libre. Las mejores actividades, y las que más abundan, son paseos en bici, a caballo o a pie por sus impresionantes praderas.

Date una vuelta también por el puerto de Dover desde donde salen pequeños cruceros para conocer la costa inglesa.

 

 

[fbcomments]